Los humanos somos endotérmicos. Esto significa que nuestro cuerpo produce su propio calor, regulando constantemente la temperatura corporal central para mantener el equilibrio. El cuerpo realiza este proceso de forma inconsciente y automática, pero a veces falla. Cuando se rompe el equilibrio, el cuerpo puede calentarse o enfriarse demasiado, lo que suele indicar el comienzo de una enfermedad.

En este artículo se analizará cuál es la temperatura corporal media, cómo varía entre las distintas personas y los signos de los cambios de la temperatura corporal, como la fiebre.

La temperatura corporal humana media

La temperatura corporal interna varía dependiendo de diversos factores. La mayoría de las fuentes  le dirán que el cuerpo humano debería tener una temperatura central de alrededor de 37 ⁰C *. Si bien este es el caso, vale la pena reconocer que es un promedio y que el cuerpo de cada persona funciona de manera ligeramente diferente. De hecho, las cifras reales pueden depender de la edad y de otros factores, como la hora del día, el movimiento físico y el alimento. Por lo tanto, si su temperatura varía en un grado más o menos de este promedio, no es necesariamente un motivo de preocupación. También vale la pena señalar cuáles son los promedios para las diferentes personas de la familia:

Niños y bebés:

Un recién nacido (0-3 meses) tendrá una lectura de temperatura de entre 36 - 37,6 ⁰C cuando se toma en el oído que es más baja que el promedio de los adultos **. Esto también es similar para los preadolescentes.   

Personas mayores:

En las personas mayores (65 años o más), la temperatura corporal desciende ligeramente desde el promedio de los adultos de aproximadamente 37 ⁰C a 35,8 ⁰C *.

Embarazo y menstruación:

Durante el embarazo, las mujeres pueden tener una media ligeramente superior, y la temperatura también puede subir o bajar dependiendo del ciclo menstrual de la mujer, así que téngalo en cuenta si alguna vez se toma la temperatura en estas situaciones ***.

Otros factores:

Son comunes unas ligeras variaciones, ya que numerosas situaciones inocuas pueden aumentar o reducir la temperatura corporal. El ejercicio la elevará, por ejemplo, así como el consumo de comida y bebida caliente. La hora del día también puede causar ligeras diferencias, ya que el cuerpo se vuelve más activo hacia la tarde y comienza a calentarse.

Cuando el cuerpo humano se sobrecalienta

En sí mismo, tener una temperatura corporal ligeramente más alta o más baja no es algo de lo que preocuparse. Si alguien tiene una infección viral, el cuerpo a menudo elevará su temperatura central para ayudar a combatirla. Con un poco de descanso, y suficiente comida y bebida, pronto se recuperarán.

Lo que sí hay que tener cuidado es con la deshidratación, provocada por la sudoración excesiva cuando el cuerpo trata de regular su temperatura, así que asegúrese de que alguien que muestre síntomas de fiebre beba mucho líquido.

Hay un punto en el que las altas temperaturas se convierten en un motivo de preocupación. Cuando se trata de niños de más de 36 meses hasta adultos, cualquier lectura de temperatura por encima de 37,7 ⁰C indica fiebre. Y si ésta sube por encima de 39,4 ⁰C, debería llamar a los servicios de emergencia sanitaria o a su médico de cabecera. Cualquier lectura por encima de 40 ⁰C, y el cuerpo se calienta tanto que los órganos pueden empezar a fallar.

En niños de entre 3-36 meses, la fiebre se presenta a 37,6 ⁰C, y una fiebre alta se define como cualquier lectura que supere los 38,5 ⁰C. En bebés de entre 0-3 meses se diagnostica fiebre si su temperatura sube a 37,4 ⁰C o más. El aumento de la temperatura puede ser especialmente grave en niños pequeños y bebés, ya que puede indicar una infección bacteriana o viral. Si un niño pequeño o un bebé presenta fiebre, llame a un médico.

Diagnóstico de la fiebre

Como se ha indicado anteriormente, una temperatura ligeramente superior a la normal sola no indica necesariamente la presencia de fiebre. Hay muchos factores detrás de eso, y en la mayoría de los casos, pasará sin demasiadas molestias. Solo debe comenzar a sospechar la presencia de fiebre si una alta temperatura viene acompañada por los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito
  • Sensaciones de frío o escalofríos, acompañadas de temblores
  • Dolor muscular
  • Sudor frío
  • Jaquecas

La fiebre no es en sí misma una enfermedad. Normalmente, es la reacción del cuerpo para combatir una infección viral o bacteriana. La mayoría de las fiebres pueden tratarse en casa bebiendo mucho líquido, descansando mucho y manteniendo una temperatura cómoda.

Sólo debe llamar a un médico si su temperatura supera el punto de riesgo, o si la fiebre se acompaña de rigidez de cuello, un sarpullido inusual o dificultad para respirar. También es importante tener cuenta que la fiebre no es el único indicador de enfermedad. De hecho, alguien podría estar enfermo sin ningún síntoma de fiebre, así que compruebe si hay otros síntomas y consulte a un médico en caso de duda.

* Hutchison, James S.; et al. (Junio 2008). "Hypothermia therapy after traumatic brain injury in children". New England Journal of Medicine. 358 (23): 2447–2456. doi:10.1056/NEJMoa0706930. PMID 18525042. And Pryor, Jennifer A.; Prasad, Ammani S. (2008). Physiotherapy for Respiratory and Cardiac Problems: Adults and Paediatrics. Elsevier Health Sciences. p. 8. ISBN 0702039748.
** D002519-CR-THR11-01-IRT6030.6520_rev 5
*** Baker, Fiona C.; Waner, Jonathan I.; Vieira, Elizabeth F.; Taylor, Sheila R.; Driver, Helen S.; Mitchell, Duncan (2001-02-01). "Sleep and 24 hour body temperatures: a comparison in young men, naturally cycling women and women taking hormonal contraceptives". The Journal of Physiology. 530 (3): 565–574. doi:10.1111/j.1469-7793.2001.0565k.x